Home Personalidades Sala de Arte Talentos Culturales en la planta
Talentos Culturales en la planta PDF Imprimir E-mail
Viernes, 17 de Febrero de 2012 08:37

Este sidorista con más de 10 años de servicio, demuestra a través de la escritura sus dotes para desarrollar diversos géneros literarios, lo cual lo hizo acreedor de una mención especial en el Concurso Internacional de Literatura Infantil “Los Zapaticos de Rosa” 2011, a cargo de la casa editorial Voces de Hoy

A primera vista, trabajar en una empresa siderúrgica como Sidor significa una labor técnica, de gran esfuerzo físico y rudeza, ejercida por personas que sólo piensan producir y sólo producir, sin darle espacio al esparcimiento ni  al compartir en familia, elementos que enriquecen el crecimiento del ser humano.

13 años circundando entre los patios, talleres y tren de barras y alambrón han enriquecido la experiencia del ingeniero industrial Jhonny Olivier, quien a pesar de todo el tiempo y esfuerzo prestado a la labor en planta, no ha descuidado sus grandes dotes para darle rienda suelta a su imaginación, crear mágicas y hermosas historias plasmadas en cuentos y fabulosos poemas.

Desde los 18 años, quizá inspirado por la majestuosidad de la naturaleza que lo rodea, y el ímpetu del río Padre, este escritor bolivarense ha mostrado predilección por la poesía, la cual ha armonizado con su formación profesional, y demás retos asumidos a lo largo de su vida.

Compartiendo su talento con miles de lectores del país y el mundo ha concursado en múltiples concursos literarios, y ha recibido importantes reconocimientos como el Primer lugar Concurso Nacional de Literatura Infantil “Don Simón Rodríguez” en su segunda edición del año 2006; además de la mención estelar, Día del Poeta Virtual 2011, otorgado por la Sociedad Venezolana de Arte Internacional (SVAI); el Turpial de Mirra, con motivo del Día Mundial de la Ciencia, a cargo de la Sociedad Venezolana de Arte Internacional (SVAI); y la Estrella de Mirra, Cuentos Navideños 2011, por la Unión Hispanoamericana de Escritores (UHE).

“Comenzando la vida”

La preferencia por el género de la poesía no representó obstáculo alguno para que Olivier diera rienda suelta a su puño y letra, creando un entretenido cuento corto. En esta atractiva historia, el autor sutilmente refleja su cotidianidad que se conjuga principalmente entre Sidor, empresa para la cual trabaja, su vida en el hogar, entre otras actividades.

Comenzando la vida es el relato de una niña cuyo padre trabaja en Sidor y ante el cansancio diario en que este incurre por su arduo trabajo, descuida la atención hacia su esposa e hija; es por ello que la pequeña decide escribirle cartas demostrándole cuánto lo quieren, y que comprenden todo el empeño que presta en su trabajo, y garantizar de esta forma el sustento de su familia.

Con un lenguaje llano y una narración sencilla, el autor involucra al lector en la historia de María Gabriela, compartiendo sus interrogantes, alegrías y deseos de seguir viviendo y creciendo para continuar descubriendo al mundo.

Por la relación que guarda con la vida del sidorista, Comenzando la vida podría considerarse un llamado a la reflexión no sólo a los trabajadores siderúrgicos, sino también a todos los adultos que por las fuertes jornadas laborales de su día a día, suelen descuidar la atención a sus seres queridos; “Hola papá, te quiero mucho, ayer fui a Sidor y me di cuenta de lo grande que es, me imagino que es muy grande, porque es muy importante y de seguro el trabajo que tú realizas también es muy importante; quiero que sepas que me siento muy orgullosa de ti. Durante la visita de ayer, pude ver pintada en algunas paredes y letreros una frase que decía SIDOR SOMOS TODOS…” es parte de lo que a través de sus cartas transmite María Gabriela a su papá, mensaje con el cual muchos podrían sentirse identificados, y por cuya profundidad Jhonny Olivier recibió una mención especial en el Concurso Internacional de Literatura Infantil “Los Zapaticos de Rosa” 2011 a cargo de la Casa Editorial Voces de Hoy.

Este último reconocimiento significa un estímulo más para que Olivier continúe escribiendo y dándole rienda suelta a la imaginación,  considera gratificante saber que lo que escribe, puede ser útil a otras personas.

Invitó a sus compañeros sidoristas y al público en general a que tomen lápiz y papel, aparten los miedos y escriban sin pensar en el entorno social, “la idea es encontrarse consigo mismo y exteriorizar las ideas y sentimientos que llevamos por dentro, es así como nos sumergimos en la literatura, en la poesía, escribir es una magia, un don, una bendición”.

También invitó a practicar la lectura, para él es otro medio que ayuda a despertar la conciencia y descubrirnos a nosotros mismos.

Jhonny Olivier es vicepresidente de la comisión evaluadora de la Sociedad Venezolana de Arte Internacional (SVAI), y de la Unión Hispanoamericana de Escritores. Todas las mañanas deja descansar su pluma en casa, y se coloca su equipo de seguridad para las labores de planta, ahora con más empeño, porque desde hace 9 meses es trabajador fijo, ser parte de este acto de justicia, lo llena de orgullo.

 
<<  Noviembre 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  3  4  5
  6  7  8  9101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Más información