Home Vitrina Actual Sala de Arte Derroche de talento, música y amor en la Sala de Arte Sidor
Derroche de talento, música y amor en la Sala de Arte Sidor PDF Imprimir E-mail
Jueves, 26 de Marzo de 2015 06:34

El tenor Adrián Cedeño, estuvo acompañado por el joven cuatrista Javier Bencomo, y los prestigiosos músicos de la Orquesta de Cámara de la Agrupación Amadeus

Los acordes de un violín culminaban la sublime interpretación de la emblemática pieza musical “Viajera del Río”. Acto seguido, una lluvia de aplausos hizo retumbar las paredes de la Sala de Arte Sidor. ¡Bravo, bravo, bravísimo! gritaba un hombre de la tercera edad con un marcado acento argentino, sumido en un éxtasis de palmadas que sonaron con estridencia y emoción.

El joven tenor Adrián Cedeño, fue el causante de las ovaciones suscitadas en la vitrina cultural de Ciudad Guayana durante el concierto “Con mi amor”, que se llevó a cabo el pasado viernes 20 de marzo. Junto a él, un conjunto de talentosos músicos de la región deslumbraron con sus tonadas perfectamente consumadas de melodías clásicas internacionales y piezas tradicionales de nuestra Venezuela.

La velada inició con la adaptación del tema “Solamente una vez”, de Agustín Lara. La primera parte del concierto contó con el acompañamiento del pianista George Guevara y de Luis Miguel Guerra en la guitarra.

Con cada canción, el público de la Sala de Arte se iba adentrando en un mundo de romance y emociones a flor de piel, inspiradas por la potencia vocal de Adrián Cedeño, y las sutiles armonías emanadas del festival de instrumentos musicales que deleitaron los oídos de los presentes a lo largo de la noche.

Temas como “Quizás, quizás, quizás”, “El reloj”, “Malagueña” y “En Aranjuez con tu amor” sellaron la sección clásica del evento, para luego dar paso a los sentimientos nacionalistas evocados por piezas típicas venezolanas. El cuatrista Javier Bencomo, se unió a esta mágica cita junto al violinista Héctor González de la Agrupación Amadeus.

Bencomo, utilizó sus prodigiosas manos para traducir el lenguaje de nuestro instrumento nacional a través de hechizantes adaptaciones de melodías tradicionales. Su interpretación le mereció la aclamación de los asistentes, quienes no ocultaron su impresión ante la actuación de este guayanés de 23 años.

Héctor González dio un abrebocas a lo que sería la segunda parte de “Con mi amor”. Con su violín, y en compañía de Javier Bencomo, desplegó sus habilidades para seducir al quórum con un interludio de música venezolana.

¡Venezuela, Venezuela!

Los aplausos fueron el común denominador de la noche entera. Grandes y chicos se sumieron en un frenesí de ovaciones para alabar las magistralmente ejecutadas versiones de clásicos de la cultura popular.

El sentir patriótico se hizo presente con piezas icónicas de la idiosincrasia de nuestra Patria, extendidas en la voz de los más grandes cantautores de la tierra de Bolívar. “Tengo el orgullo de poder interpretar las canciones con las que crecí; las que le encantaban a mi papá; las que hacían cantar a mi abuela”, acotó el tenor de 22 años en un preámbulo de lo que sería el capítulo más elogiado del evento.

Con una antología de Gualberto Ibarreto, Cedeño sacudió los espacios de la Sala de Arte, al versionar gloriosos temas como “El negro y el catire” y “Mi abuela”. El público asistente se deshizo en cumplidos que se unían a gestos de complacencia, característicos de quien se traslada a momentos y épocas inolvidables.

La Orquesta de Cámara de la Agrupación Amadeus hizo su triunfal aparición para maravillar a los amantes del género tradicional venezolano, con los arreglos efectuados a la suite “Fuga con Pajarillo”.

Fernando Fuentes, Héctor González, Oswar Tocuyo, Jessica Palacios, Joel Rodríguez y José Manuel Nicieza demostraron su control en las cuerdas de los violines, violas y violonchelos. Su actuación en el interludio se convirtió, de principio a fin, en una caricia constante para el sentido auditivo de los presentes.

Nuevamente en escena, Adrián Cedeño anunció su última pieza para despedir la recepción. La memoria del entrañable Tío Simón, fue enaltecida con una composición especial de sus canciones más recordadas y difundidas tanto dentro como fuera de las fronteras del país.

La madurez vocal de la joven promesa del canto lírico, logró transformar las típicas armonías de “La Pena del Becerrero”, “Mi Querencia” y “Caballo Viejo”, versiones que arrancaron sonrisas, aplausos y hasta lágrimas en los rostros de hombres y mujeres. A petición del quórum, dos piezas más fueron concedidas para culminar el variado repertorio.

“A mi manera” de Frank Sinatra y el solo de violín de “Viajera del Río” cerraron la velada, entre gritos entusiastas y una imponente aclamación de un auditorio atónito ante el derroche de talento desplegado en el recinto cultural y artístico de la región, bajo el lema “Con mi amor”.

¡Bravo, bravo, bravísimo! repetía reiteradamente aquel hombre de aproximadamente 75 años, ensimismado entre aplausos frenéticos y un arrebato de alegría y furor. Con su marcada pronunciación argentina se alejó de la Sala, no sin antes exclamar: “Ha sido estupendo, fantástico, maravilloso. Un espectáculo de altura, como pocos. Sólo espero que se vuelva a repetir”.

 
<<  Mayo 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
  1  2  3  4  5  6  7
  8  91011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Más información